Toda actividad empresarial ha de contemplar unos conceptos que, relacionados entre sí conformen la singularidad de la empresa. Es lo que en el marketing actual se relaciona como Misión, Visión y Valores. La misión define el objeto que persigue la empresa o más concretamente, define el fin para el que fue creada. En mi caso, y sintetizando, puedo definir mi misión como dar de comer al hambriento y de beber al sediento, como si de una cita bíblica se tratara, refleja muy bien no sólo el sector sino también el contenido social de ésta. La visión, que tengo de cómo será esta empresa en el futuro contempla estar presente en los diferentes canales del mercado de la alimentación y restauración; y los valores que aportamos a nuestro negocio, y que nos diferencian, son principalmente el compromiso con el trabajo de calidad y la filosofía que aprendí de mi buen amigo Miguel García Capilla y que consiste en la integración en nuestros valores del principio de empresa 5.0, que define perfectamente mi manera de pensar en relación a los trabajos...


          Compromiso de trabajar con calidad y eficacia en todo

          Que nuestros partners se alegren de trabajar con nosotros

          Disfrutar de nuestro trabajo, complacernos con lo que hacemos

          Aprender. Que cada actividad reporte un nuevo conocimiento

          Ganar dinero para vivir y asegurar el futuro de la actividad


Así pues, en esta época donde el mundo es cada vez más complejo y los valores cambian apresuradamente, mi manera de entender las cosas me anima a pensar de manera simple, a actuar en aquello que es realmente importante, en mantener vivas las tradiciones y disfrutar de las cosas que la vida nos ofrece. Conceptos como Slowfood, Turismo Naranja, Gastronomía de Kilómetro Cero y muchos otros similares, son palabras que hace ya mucho tiempo que forman parte de mi vocabulario. Be simple, my friend...

http://www.arranz.es/wp-content/uploads/2015/04/image-300x375.jpg