11 febrero 2018

Nueva edición de ‘A una hora de…’ Visitamos la provincia de Jaén

Publicado por Rafael Rodríguez Arranz

Una vez más he sido invitado por la Red Guadalinfo a una nueva edición del programa ‘A una hora de…’,  que en esta ocasión nos ha llevado a conocer la provincia de Jaén.

El fin de este programa es el de potenciar como destino turístico aquellas localidades de cada provincia que se encuentran a una hora de la capital y por su patrimonio cultural y singularidad, cuentan con un alto potencial para atraer visitantes. Para lograrlo se invita a una selección de periodistas, bloggers e influencers en diversas disciplinas que recorren la ruta organizada y en la que se visita los monumentos, el casco urbano y empresas significativas del tejido productivo más representativo de la localidad. Eso sin olvidar la gastronomía típica del lugar ofrecida por los restaurantes colaboradores de la ruta, la cual se hace posible también gracias al patrocinio de instituciones como los ayuntamientos y la Diputación de Jaén, así junto a firmas participantes como Cruzcampo o Perez Marín Motor que ha proporcionado los vehículos Ford con los que hemos realizado la ruta, conduciendo los modelos más representativos de la firma.

Comenzamos nuestra visita en Jaén capital, donde después de alojarnos en el hotel Ciudad de Jaén de la cadena Ho, partimos para visitar el Museo Ibero, de reciente inauguración, en el que pudimos visitar sus salas con la exposición La Dama, el Príncipe, el Héroe y la Diosa, en la que se expone parte del tesoro recabado por distintos yacimientos de la provincia, atendidos por su directora Concha Choclán. El museo aún no está a pleno funcionamiento, aunque realiza muchas actividades de difusión del legado ibero de Andalucía en sus magníficas instalaciones.

   
   

 

Tras la visita al museo regresamos al hotel, en cuyas instalaciones disfrutamos de una degustación de productos autóctonos de productores jienneses como la pastelería Gonver, Óleo 5, Castillo de Canena, Aove supremo, quesos Tierra de Brunas, y con la realización de un showcooking cocinado por los chef Alex Milla y Tomás Rueda, con la colaboración de Jaén Gastronómico y Degusta Jaén. Platos innovadores con productos locales de la máxima calidad y mejor sabor.

   
   
   

 

Salimos de Jaén dejando atrás nuestro hotel en la flota de vehículos Ford ofrecida por Perez Marín Motor en dirección a la primera parada de nuestra ruta… Torredonjimeno.

   

 

En Torredonjimeno iniciamos nuestra ruta en la Casa de la Cultura de esta bella población. En ella iniciamos un recorrido que nos ha llevado a conocer su patrimonio cultural y su historia, que nos fue contada por sus propios vecinos escenificando cuadros teatrales con las distintas épocas y situaciones que han marcado su vida. Los vecinos del siglo XIX, la emigración, las vacaciones de los 60 en el utilitario, las romanzas de ciego en la calle de la Herrería, el cortejo en la reja, la togada de Benzalá que nos recibió en el ayuntamiento, el arquitecto Francisco del Castillo, El Mozo, que nos recibió en el castillo, y su comendador, don Luis González de Guzman; finalizando con la ofrenda de la corona votiva hecha por los visigodos.

En nuestra visita conocimos también la bendición de las roscas, coincidiendo con el día de San Blas, en el que las vecinas acuden a la iglesia para que les bendigan los panes en forma de rosca elaborados con la receta tradicional. También visitamos su castillo magníficamente conservado, en el que fuimos atendidos y obsequiados por el primer teniente de alcalde con un facsímil de la carta de otorgo del título de Villa a la localidad.

   
   
 
 
   
   
   
   

 

Desde Torredonjimeno continuamos nuestra ruta hacia Alcaudete, otra bellísima localidad jiennense de la ruta de las batallas y los castillo. Ahí precisamente, en su castillo, fuimos recibidos por las autoridades y el jorobado del mismo, quien junto a los caballeros media vales nos ilustraron sobre la historia de este lugar y de los personajes que lo habitaron. Es de destacar la espectacular vista desde la torre del homenaje, que domina tres provincias desde la plaza fronteriza de Alcaudete.

En las dependencias del castillo, que se usan para la celebración de eventos, conocimos una representación de productos locales ofrecidos por sus fabricantes; entre los que se encontraba la firma Productos Mata, Aceites Carrascaqueño, las infusiones envasadas Agua de Olivo, y El Gazpacho de María. Productos de gran calidad con un magnífico posicionamiento en su segmento de mercado.

   
   
   
   
   
   
   

 

Tras la degustación de estos productos proseguimos nuestro blogtrip hacia Alcalá la Real probando un pickup de Ford cortesía de Perez Marín Motor. Nuestra primera parada es en el Mesón Los Cabañas, donde nos ofrecieron una magnífica comida con platos típicos de la localidad. Degustamos una exquisita ensalada de naranja con bacalao y atun, o como es llamada en la zona, remojón. Continuamos con un revuelto de callejas, que para quien no las conozca es un tipo de espinaca silvestre de escéptico al sabor y finura. Seguimos con unas carrilleras ibéricas en salsa y terminamos con un guiso de rabo de toro. Una comida digna de recordar.

   
   
   

 

Finalizada la comida acudimos a visitar la fortaleza o Castillo de la Mota, monumento de tremendo valor histórico que ha conocido episodios bélicos desde la Reconquista hasta la Guerra Civil, pasando por la invasion Napoleonica. Accedimos a su interior utilizando el pasadizo excavado en la Ciudad Oculta por las tropas de Fernando III El Santo que permitieron rendir el sitio al dejarlo sin agua, ya que accedieron al túnel excavado hasta el pozo que les nutria de este elemento. El recinto cuenta con un espectáculo multimedia que se proyecta en la Iglesia Mayor Albacial del recinto amurallado. La alcazaba ofrece unas magníficas vistas del paisaje circundante, contemplando incluso las estivaciones de Sierra Nevada, bien desde la torre del homenaje o desde la torre de la Campana. Este monumento también está incluido en la ruta de los castillos y fortalezas de Jaén.

   
   
   
   
   
   

 

Y cayendo la tarde ponemos rumbo hacia Cambil, población ubicada en Sierra Magina de paisaje espectacular, con altas montañas y riscos en los que estuvo enclavada la fortaleza mediaval que defendía el lugar. Esta localidad cuenta con restos arqueológicos que datan del periodo cretácico, habiendose encontrado pruebas de la presencia de dinosaurios en forma de huellas fosilizadas, según nos explicó el técnico local en el ayuntamiento. Desde allí realizamos una ruta a pie por la población, guiados por el cronista de la villa, en la que descubrimos su bella arquitectura típica y lugares singulares, como el hospital de transeúntes y los puentes sobre los dos Rios que confluyen en su casco urbano, así como su iglesia mayor. Fuimos obsequiados con productos de la denominación origen Sierra Magina y degustamos sus famosas ‘alpargatas’, consistentes en rebanadas de pan de pueblo con el excelente aceite de la zona, tomate y suculento jamón serrano. Desde allí volvimos nuevamente al hotel Ciudad de Jaén, en la capital, para pasar la noche.

   
   
   
   
   

 

Partimos nuevamente desde Jaén capital. En esta ocasión el destino es Bailen, localidad famosa por la batalla de la Guerra de la Independencia que allí se libró. Nuestra visita es a la cooperativa Picualia, empresa dedicada a la producción de excelentes aceites de oliva virgen extra y otros productos relacionados, y que es un referente en el sector por el elevado nivel tecnológico y de procesos que se emplean en la misma. La continua inversión en infraestructuras y la mejora de los procesos han convertido esta empresa en el modelo a seguir en cuanto a fabricación y comercialización, con diversos premios obtenidos para sus productos.

 
   
   
   
   
   

 

Desde Bailen nos trasladamos al último destino de nuestro viaje. Baños de la Encina es nuestra última etapa, y allí acudimos sorprendiéndonos por su arquitectura típica, que lejos de parecer andaluza, con casas blancas y tejas rojas, parece más castellana o incluso cantabra, por sus fachadas de piedra y calles empedradas. Comenzamos la visita en la iglesia de San Mateo, del siglo XV, donde tras su portada renacentista se veneran diferentes imágenes como la Virgen del Carmen y la Santísima Trinidad, entre otras. Seguidamente visitamos su fortaleza, que fue punto de nexo comercial de las mercancías que fluían entre la meseta y Andalucía. Recorrimos sus murallas y subimos a su torre desde donde divisamos un paisaje extraordinario. Tras la fortaleza pusimos rumbo a la Ermita y su representación del paraíso en forma de la decoración de su altar con yeseria.

   
   
   
   
   
   
 
   

 

Nuestro almuerzo estaba previsto en el Hotel Los Guzmanes, donde pudimos conocer su oferta e instalaciones, con habitaciones de cuidada decoración y un magnífico emplazamiento en el centro del pueblo, pero con vistas a la campiña. La comida estuvo compuesta por una selección de platos de su carta, en los que destaca su oferta para veganos. Probamos el lomo de orza, las bombas de patata rellenas de carne, migas, tostaos de bacalao y lomo de ciervo, y dentro de la oferta vegetariana, las berenjenas fritas con miel, brochetas veganas y croquetas de quinoa. Este hotel y su restaurante son el destino ideal para descubrir la provincia de Jaén o disfrutar de un descanso en el ámbito rural.

   
   
   
   
   
   
   
   
   

 

Finalizamos nuestro blogtrip con una recepción en el ayuntamiento de Baños de la Encina, donde despedimos nuestra ruta e hicimos balance de la misma. La organización hizo entrega de los distintos premios a los que optamos los participantes, y que una vez más sirvieron para estimular la mejora de los contenidos publicados.Alguno de los ganadores repetían de ediciones anteriores, justificado el premio por la calidad del trabajo realizado.

   
   
   

 

Despedimos esta nueva edición del programa A una hora de … con la satisfacción de haber participado en una ruta singular, donde hemos conocido una tierra maravillosa, rica en historia y oír la que han pasado pueblos y personajes, desde los iberos hasta las tropas de Napoleón, desde Miramamolín hasta Antonio Machado. Tierra de aceite, de paisajes dominados por los sesenta millones de olivos plantados en su provincia, y que la definen como bien dijo el poeta… “Andaluces de Jaén, aceituneros altivos…”.